El corazón se abre en la lengua

La lengua es considerada como el «brote» del Corazón; el Corazón controla su color, su forma y su aspecto; se relaciona en particular con la punta de la lengua, y controla también el sentido del gusto. 

Si el Corazón está sano, la lengua tendrá un color rojo pálido normal y el sentido del gusto será bueno.

Si hay Calor en el Corazón, la lengua podría estar seca y roja oscura, con la punta aún más roja e hinchada, y puede haber un gusto amargo. 

Si el Calor es muy pronunciado, la lengua puede presentar úlceras rojas y dolorosas.

Si el Corazón está debilitado y la Sangre es insuficiente, la lengua puede ser pálida y delgada. 

En el capítulo 17 del Eje espiritual dice: 

«El Qi de Corazón se comunica con la lengua; 
si el Corazón es normal, la lengua puede 
distinguir los cinco sabores»

El estado del Corazón afecta también al habla, y las patologías de este órgano pueden originar tartamudeo o afasia. Además de las dificultades propias del habla, el Corazón influye también en el discurso y en la risa. A menudo, un desequilibrio de Corazón (ya sea de exceso o de insuficiencia) puede hacer que una persona hable incesantemente o que ría de forma inapropiada.