El Corazón se relaciona con la alegría




De todas las emociones que se mencionan en medicina china, la alegría es la más difícil de explicar. Obviamente, un estado alegre ¡no es causa de enfermedad!

De hecho, ese estado es muy beneficioso y ayuda a una correcta función de los Órganos Internos y de sus facultades mentales. En el capítulo 39 de las Preguntas sencillas, dice: 



«La alegría hace que la Mente esté en 
paz y relajada; es beneficiosa para el Qi Nutritivo y
para el Qi Defensivo, y hace que el Qi se relaje y se 
enlentezca» 

Por otra parte, el capítulo segundo de esa misma obra afirma que:

«El Corazón [...] controla la alegría, }

la alegría daña el Corazón 

y el miedo controla la alegría»

Lo que se entiende por «alegría» como causa de enfermedad es un estado permanente de excitación y deseo que puede dañar el Corazón. Este estado suele darse en personas que viven en un estado de estimulación mental constante (aunque sea agradable) o en un estado de permanente excitación, es decir, personas que viven la vida al limite.

La «alegría», entendida como un estado de deseo exagerado, agita el Fuego Ministerial y hace que ascienda y estimule la Mente en exceso.

La alegría, en el sentido amplio que acabamos de ver, dilata el Corazón, lo cual conduce a una estimulación excesiva de este órgano, que, a su vez, puede dar lugar a síntomas y signos relacionados con el Corazón.
Estos signos y síntomas no tienen por qué ser los clásicos síndromes de Corazón, aunque las manifestaciones clínicas principales serían palpitaciones, sobreexcitación, insomnio, inquietud, incontinencia verbal y rojez en la punta de la lengua.

La alegría puede también ser causa de enfermedad si ocurre repentinamente; esto sucede, por ejemplo, cuando uno recibe buenas noticias de manera inesperada. Cuando esto pasa, la alegría se convierte en shock. Fei Bo Xiong (1800-1879), en su tratado Medical Collection
from FourFamilies from Meng He, escribe:


«La alegría daña el Corazón... [hace que el] 

Yang Qi flote y que los vasos sanguíneos
se abran y se dilaten demasiado»

En estos momentos de alegría excesiva y excitación, el Corazón se dilata y se ralentiza, y el pulso se vuelve Lento y ligeramente Desbordante, pero Vacío. Es posible entender el efecto que produce la alegría repentina si pensamos en situaciones en las cuales una migraña se
desencadena tras recibir una buena noticia. Otro ejemplo de la alegría como causa de enfermedad es un ataque de risa que conduce a un ataque al corazón; asimismo, este ejemplo pone de relieve la relación existente entre el Corazón y la risa.