Inspección de la oreja

La oreja normal: 
Una oreja normal es completa, sin más accidentes geográficos accesorios ni apéndices preauriculares, color rosado uniforme, o color de la piel del individuo, siempre uniforme, piel tersa y lisa sin áreas más rosadas, o más blancas sin telangiectasias. Sin vasos que trasluzcan a través de la epidermis, sin arrugas, sin líneas, sin protuberancias o depresiones extras, sin manchas, eczemas o congestión vascular, sin dobleces y sin pérdida del tono. 

Malformaciones del pabellón auricular
Es bien conocida por la medicina convencional, la relación de las malformaciones del pabellón auricular con malformaciones renales; además hay una correlación riñón-oreja por resonancia mórfica. 

Según la Medicina China, hay una energía renal que es la energía ancestral y se ha observado que las anormalidades congénitas de la aurícula se acompañan frecuentemente con trastornos de esta energía manifestándose desde la primera infancia con inmunodeficiencias e infecciones a repetición o infecciones por gérmenes oportunistas. El paciente acaba de salir de un proceso infeccioso cuando ya está entrando en uno nuevo. Otras manifestaciones de esta alteración son las depresiones y síndromes vertiginosos, que pueden aparecer en cualquier época de la vida. 

Eje intercomisural:
Eje intercomisural
Línea frontera en la región preauricular delante del trago, en áreas que corresponden a la representación del cuerpo calloso y comisuras interhemisféricas. Es bien frecuente observar una línea o arruga, o a veces única, a veces conformada por múltiples arruguitas que confluyen para formar una línea, la cual se continúa en la parte de la unión del lóbulo con la cara. Haciendo una inclinación posterior de 45 grados y partiendo el lóbulo en dos; esta línea es la representación somatotópica de la corteza cerebral y las estructuras subcorticales
Una arruga es la huella que deja la energía que pasa. Esta línea se relaciona con la lateralidad, con la comunicación y con los conflictos interhemisféricos que causan patologías, y en otros casos son agravantes, también se correlacionan con la línea del estrés, de tensión crónica con responsabilidades que tiene que asumir el individuo; es de gran importancia sobre todo si ésta es bilateral; y como el estrés es uno de los mayores inductores de patología cardiovascular, ésta está en relación directa con infartos y arteriosclerosis; Se han adelantado estudios donde se encuentra la asociación de estos pliegues con los infartos. 

Cambios vasculares, dermatosis y cambios de pigmentación
Estos son los cambios visibles más frecuentes en el pabellón y se presentan en áreas que corrresponden al órgano enfermo, o al campo interferente que sostiene una enfermedad crónica. Los cambios vasculares más comunes son la aparición de un área congestiva hiperémica, y la presencia de pequeños vasos visibles y agrupados, que están en relación con la congestión del órgano respectivo, y la punción de estos puntos frecuentemente produce sangrado local que descongestiona el órgano en cuestión. Áreas pálidas o violáceas indican isquemia
Las dermatosis se expresan con pequeños eczemas  y los cambios de pigmentación son las manchas y pequeñas despigmentaciones, estos hallazgos tienen más importancia si son bilaterales, sin embargo, el eczema que aparece en el orificio del arito es mucho máss importante si es unilateral y este punto puede ser la clave de tratamiento en estos casos; una dermatitis de contacto no tiene sentido que sea unilateral teniendo estímulo bilateral; tiene que haber algo para que esto se presente. 

PALPACIÓN DEL PABELLÓN

Exploración manual

Fue el primer método que se tuvo para examinar la oreja y fue muy útil y sigue siéndolo; el dato a encontrar es la aparición de dolor al palpar con determinada presión y la aparición del signo de la mueca, típica expresión de la cara ante la aparición de un dolor profundo.
Signo de la mueca en la exploración
La exploración se puede hacer con un palpador de vidrio, con un palpador de 250 gr/cm o simplemente con una pinza hecha con la unión de los pulpejos del índice y del pulgar. La búsqueda debe ser exhaustiva, recorriendo todas las partes de la oreja; inicialmente no puede haber sitio alguno doloroso, pero después de pasar varias veces aparecerá uno o dos sitios de dolor. 
Si no aparece ningún punto doloroso, la tonificación del punto cero o de plexo solar puede hacer aparecer los sitios de dolor o si por el contrario, toda la oreja duele no pudiendo individualizar un punto o puntos específicos, la sedación del punto cero puede cambiar esta situación.
Los puntos de dolor espontáneo se llaman puntos centinela y representan puntos de compensación energética de la patología y por lo tanto se deben respetar, no se deben puncionar. 

Detección de la lateralidad por palpación:
Una forma sencilla de saber si un paciente es diestro o zurdo es palpando lateralmente el punto primer omega; el lado doloroso indica la lateralidad. 

Detección de bloqueos primarios:
A lo largo de todo el antihélice está la representación de la columna vertebral, la palpación en toda el área con la pinza del pulgar y el índice, o simplemente con la uña, puede hacer aparecer el dolor, no tan impresionante como en otras partes de la oreja, pero siempre mostrando mayor sensibilidad; este punto representa la parte de la columna donde está el bloqueo vertebral al rededor del cual se forman los demás bloqueos.

Detección de problemas de columna:
En la misma parte, o sea el antihélice se busca manualmente, encontrándose áreas duras, esclerosas en correspondencia con los sitios de la patología de las vértebras respectivas; la presión en esta zona despierta el signo de la mueca clásico.