Auscultación y percepción olfativa

La auscultación requiere oír la voz y la respiración del paciente: si es clara o no, fuerte o débil, moderada o rápida, y también en oír las anormalidades en el sonido del hipo, el eructo, el asma y el suspiro, para diferenciar los síndromes de frío, calor, deficiencia y exceso. La percepción olfativa
consiste en oler el aliento, las excreciones y las secreciones.

El habla
El que el paciente hable en voz alta o no refleja, por una parte, las condiciones de los factores antipatógenos y, a la vez, tiene que ver con la propiedad del factor patógeno. En general, el que habla mucho y en voz alta tiene síndromes de exceso y de calor; el que habla poco y en voz débil tiene síndromes de deficiencia y de frío.

La afonía es causada por la deficiencia y también puede ser por el exceso.
Si se presenta en enfermedades causadas por el viento-frío, el viento-calor o después de un ataque
de éstos, cuando sufre un exceso de bebida o comida, o en el último periodo del embarazo, es debido al exceso
Si se ve en casos de lesiones internas, deficiencias de yin en el pulmón y riñón, insuficiencia de líquidos corporales que no alcanzan la parte superior, y se presenta como crónica y recurrente es, en general, por el síndrome de deficiencia.

La voz profunda y ronca se observa en las enfermedades causadas por factores patógenos exógenos; también en el estancamiento de la humedad, debido a la obstrucción en la vía respiratoria por la disfunción de la energía del pulmón.

Las quejas y gritos tienen que ver con el dolor o la distensión.

Parafasia: El habla refleja las condiciones del corazón; por lo tanto, la parafasia* se debe a los desórdenes de este órgano.

El delirio sucede en estado inconsciente.
El delirio en voz alta y fuerte se observa en el síndrome de exceso debido al ataque del calor al
corazón;
El delirio en voz baja y débil se observa en el síndrome de deficiencia, porque la energía está
muy dañada
Maldiciones y groserías a voz en cuello se dan en los desórdenes mentales maníacos y se deben al ataque de flema-fuego al corazón
Murmurar para sí mismo se ve en desórdenes mentales depresivos y es una manifestación de deficiencia del corazón y de insuficiencia de la esencia, que no alcanza a nutrir la mente
Dificultad para hablar sugiere el disturbio del viento-flema.


La respiración

La respiración débil indica la insuficiencia de la energía del pulmón y del riñón, es una deficiencia
debida a una lesión interna
La respiración fuerte y ruidosa se debe generalmente al exceso de calor interno, que obstruye la vía respiratoria, pertenece al síndrome de exceso y de calor.
Asma En la medicina tradicional china, el asma se divide en dos tipos: chuan, con síntomas de disnea, respiración rápida e incluso movimientos de las alas nasales o boca abierta, hombros levantados e imposibilidad en acostarse, y xiao, ruidos en la garganta al respirar.
El asma se debe al exceso y también  a la deficiencia.

Respiración estertorosa, en voz alta, que se alivia con la espiración, se observa en el síndrome de exceso y se debe al exceso de factor patógeno en el pulmón y a la disfunción del sistema respiratorio; el asma con respiración débil y superficial, la espiración más larga que la inspiración, son síntomas que se ven en el síndrome de deficiencia, debido a la deficiencia del pulmón y del riñón.

Respiración superficial y suspiros: Una respiración débil y superficial se debe a la deficiencia de la energía. La sensación de angustia, opresión en el pecho y suspiros se debe a la disfunción del hígado en el drenaje, causada por la depresión del ánimo.

La tos
La tos es causada por la subida del aire, debido a la disfunción del pulmón al purificar.
En el examen se debe prestar atención a la voz y tener en cuenta el ruido de flemas en la garganta.
Una tos con ronquera indica síndrome en exceso, y una tos débil y falta de aliento, síndrome de deficiencia.
Accesos repentinos de tos fuerte y seguida son signo de tos ferina.
Si se oye una tos semejante al ladrido de perro hay que ver si es por difteria.
Una tos seca sin esputo, o con poco esputo pegajoso, se debe a que la sequedad lesiona al pulmón o a la sequedad en el pulmón por deficiencia de yin;
Si hay esputo, se debe distinguir el color, la cantidad y la calidad para diferenciar la naturaleza del síndrome.

El hipo y el eructo

Son causados por la subida de la energía del estómago.
Pero en la práctica clínica se manifiestan de manera distinta.

Un hipo en voz alta y fuerte se debe al exceso de calor, y un hipo en voz baja, débil y alargado se debe a la deficiencia y al frío. Pero si se observa con frecuencia un hipo ni fuerte ni débil, no acompañado de otros síntomas, su causa es un ataque casual del viento-frío después de la comida o
por haber comido demasiado rápido, no se debe tomar como síntoma de la enfermedad.

Si el hipo en voz baja y débil sucede en un paciente que sufre debilidad de estómago por mucho tiempo, se debe tomar como síntoma de la crisis.

El eructo se produce mucho después de estar harto. También puede ser por la mala digestión del alimento, por la disarmonía entre el hígado y el estómago o por la subida del aire debido a la deficiencia del estómago.
Un eructo con olor ácido se debe a la mala digestión de alimentos, y uno sin olor puede observarse en los otros dos casos.

Percepción olfativa

Un aliento fétido en la boca se debe al calor en el estómago o a la mala digestión, también se observa en pacientes con caries
Un aliento ácido se debe al alimento mal digerido
Un aliento pestilente se debe al carbunco* interno.
El olor fétido de cualquier secreción y excreción, tales como heces, orina, esputo, pus y leucorrea, indica el síndrome de exceso y de calor
El olor a pescado, síndrome de deficiencia y frío. Por ejemplo, las heces fétidas sugieren calor, y las de olor a pescado, frío
La orina fétida indica humedad-calor.
Una ventosidad muy fétida indica la indigestión y el estancamiento de los alimentos.
Una secreción de esputo con sangre de olor fétido o a pescado indica el exceso de lo nocivo del calor, debido al carbunco pulmonar (incluidos el absceso y la bronquiectasia).

*ver glosario