La tristeza

La tristeza debilita los Pulmones, pero también afecta al Corazón. 

De hecho, según las Preguntas sencillas, la tristeza afecta a los Pulmones a través del Corazón. En el capítulo 39 dice: 

«La Tristeza hace que el Corazón esté tenso y agitado; 
esta tensión carga contra los lóbulos pulmonares, 
el Jiao Superior se obstruye, el Ying Qi y el Wei Qi 
no pueden circular libremente y el Calor 
se acumula y disuelve el Qi»

Según esta cita, la tristeza afecta principalmente al Corazón y, en consecuencia, los Pulmones se resienten, puesto que tanto el corazón como los pulmones están situados
en el Jiao Superior.

La tristeza incluye las emociones de duelo y de arrepentimiento, como cuando uno se arrepiente de cierta acción o decisión del pasado y la Mente está constantemente
enfocada en ese periodo temporal.

Tristeza 

Los Pulmones gobiernan el Qi y la tristeza agota el Qi. 
Esto suele manifestarse en el pulso con una debilidad de ambas posiciones Delanteras (Corazón y Pulmones). En concreto, el pulso carece de «onda» y no fluye con suavidad hacia el pulgar.
La tristeza conduce a una insuficiencia de Qi de Pulmón y puede manifestarse mediante una variedad de síntomas, tales como falta de aliento, cansancio, sensación de malestar en el tórax, depresión o llanto 

En mujeres, la insuficiencia de Qi de Pulmón provoca muchas veces una insuficiencia de Sangre y amenorrea.

Aunque la tristeza y el duelo agotan el Qi y conducen, por tanto, a una insuficiencia de Qi, pueden también, tras un largo periodo temporal, llevar a un estancamiento de Qi; esto se debe a que el Qi deficiente de Pulmón y de Corazón no logra fluir correctamente en el tórax.
Como señalamos anteriormente, cada emoción puede afectar a otros órganos además de a su órgano «correspondiente». Por ejemplo, en el capítulo 8 del Eje espiritual se menciona el daño que produce al Hígado la tristeza, más que el enfado: 

«Cuando la tristeza afecta al Hígado, 
daña al Hun (Alma Etérea), cansando confusión mental [...] 
el Yin resulta dañado, los tendones se contraen
y hay molestia en los hipocondrios»

En este caso, la tristeza afecta al Hun y, por tanto, a la Sangre de Hígado y al Yin de Hígado. La tristeza agota el Qi, y por tanto, en ciertos casos, agota el Yin de Hígado, lo que genera confusión mental, depresión, falta de rumbo en la vida, así como una incapacidad para planificar la propia vida.

Por último, el doctor Shen considera que el duelo no expresado ni llorado afecta a los Riñones. Según él, cuando el duelo se contiene y no se llora, los líquidos no pueden salir (bajo la forma de lágrimas) y se daña el metabolismo de los líquidos en los Riñones. Esto solamente sucede en situaciones en que el duelo ha estado presente durante muchos años.