El interrogatorio diagnóstico

El interrogatorio es un método para conocer el proceso patológico a través de preguntas que se le hacen al paciente o a quien le acompañe

Las preguntas consistene en el tiempo del inicio, causa, proceso, historia pasada y la ubicación del dolor
También las costumbres de vida, preferencias en la comida y otros datos relacionados con la enfermedad.
Por lo tanto el interrogatorio es uno de los métodos importantes para conocer el proceso patológico y la historia del paciente ocupa un punto muy importante en los métodos de diagnóstico

Ante todo es necesario escuchar las quejas del paciente, y luego, en torno al mal que padece, averiguar otras cosas relacionadas

En el interrogatorio hay que recoger lo principal y también conocer lo general para conseguir un diagnóstico correcto y para evitar que se escape información importante

En cuanto al contenido del interrogatorio, es muy amplio, pero en general se considera más o menos completo según los versos escritos por Zhang Jingyue (alrededor del 1563-1640), que dicen

«Primero se pregunta por el frío y el calor; 
segundo, por el sudor;
tercero, por la cabeza y el cuerpo;
cuarto, sobre las heces y la orina;
quinto, sobre la alimentación; 
sexto, por el tórax y el abdomen; 
séptimo, si hay sordera;
 octavo, si se tiene sed;
noveno, sobre la historia, 
y décimo, la causa. 
Además, hay que preguntar
si se ha tomado alguna medicina;
a la mujer, sobre la regla;
a los niños hay que preguntar algo más,
si han sufrido sarampión y viruela.»


Sobre el frío y el calor:

El frío se refiere a la aversión al frío, que es una sensación subjetiva del paciente. Éste siente frío y quiere abrigarse o acercarse al fuego.
Y el calor que el enfermo siente subjetivamente en todo el cuerpo o en cierta parte
Por ejemplo, puede haber calor en el pecho, en las palmas de las anos o en las plantas de los pies

La aversión al frío y al calor está determinada por la naturaleza del factor patógeno y por las condiciones de yin y yang del cuerpo humano.

En general, cuando se es atacado por el frío patógeno, aparece aversión al frío y cuando aparece el calor patógeno sucede aversión al calor.

Cuando se produce la disarmonía entre yin y yang en el cuerpo humano el exceso de yang produce calor y el exceso de yin causa aversión al frío
El exceso de yang debido a deficiencia de yin también puede causar calor y el exceso de yin debido a la debilidad de yang causa aversión al frío
En fín, el frío es una manifestación de yin y el calor una manifestación de yang.
Por eso, al interrogar al paciente sobre la aversión al frío y al calor sirve para conocer la naturaleza del cambio patológico y las condiciones de yin y yang

Primero hay que preguntar al paciente si tiene aversión al frío y sensación de calor
Si la respuesta es afirmativa se debe preguntar si los dos síntomas suceden al mismo tiempo o no, sobre el tiempo en que suceden y otros síntomas que los acompañan.
A continuación pasamos a analizar lo referente a las manifestaciones de frío y calor que se observan con frecuencia.

Aversión al frío y fiebre
La aversión al frío y la fiebre sucedidas al comienzo de la enfermedad se observan en síndromes exteriores causados por factores patógenos exógenos
Son manifestaciones de la existencia del factor patógeno en la superficie del cuerpo y de la lucha entre la energía yang defensiva y el factor patógeno.
Como el factor patógeno exógeno puede ser viento-frío y viento-calor, los síntomas que causan también pueden ser diferentes
Mucha aversión y poca fiebre son las características de la lesión del viento-frío
Como el frío inhibe la superficie del cuerpo y lesiona el yang, se observa principalmente mucha aversión al frío, pero al mismo tiempo se produce fiebre, ya que el frío tiene la naturaleza de congelar y estancar, lo que hace que se estanque el yang defensivo
La fiebre va acompañada a menudo de dolor en el cuerpo y en la cabeza, sin sudoración, pulso superficial y tenso, etc.

La lesión del viento-calor se manifiesta con mucha fiebre y poca aversión al frío, puesto que el viento-calor es un factor patógeno de naturaleza yang, el cual causa enfermedades de exceso de yang
Por lo tanto, se presenta mucha fiebre y como el viento-calor invade la superficie del cuerpo, haciendo ineficaz la defensa y abriendo las texturas, se observa también poca aversión al viento-frío.
Al mismo tiempo se presenta con frecuencia sed, sudoración espontánea, pulso superficial y rápido, etc.

El tener mucha fiebre o mucha aversión al frío en los síndromes exteriores no sólo está relacionado con la naturaleza del factor patógeno, sino que también está estrechamente vinculado con las condiciones del factor antipatógeno (la resistencia)

Si el factor patógeno no es muy fuerte y el factor antipatógeno lo es mucho, se observa poca aversión al frío y poca fiebre
Si ambos son fuertes, sucede mucha fiebre y mucha aversión al frío
Si el factor patógeno es fuerte y el antipatógeno es débil se observa mucha aversión al frío y poca fiebre.

Aversión al frío sin fiebre
Si durante el proceso de la enfermedad el paciente sólo tiene aversión al frío sin fiebre en general,  se dice que pertenece al síndrome de deficiencia y frío
Como el yang está débil en el interior del cuerpo, cuando hace frío el yang no puede calentar la superficie corporal, por lo tanto, al mismo tiempo se observan palidez, miembros fríos, deseo de abrigarse mucho, síntomas del síndrome de deficiencia y frío

Si el frío patógeno penetra directamente en los órganos internos lesionando la energía yang, se observa poca aversión al frío o sensación de frío y dolor en la parte donde se ubica la afección
Este fenómeno se conoce como "Por exceso de yin sucede frío"

Fiebre sin aversión al frío
La aparición sólo de fiebre sin aversión al frío o con aversión al calor, sucede en los siguientes casos:

Fiebre elevada: El paciente tiene alta fiebre y no aversión al frío, sino al calor.
Se observa este fenómeno en el caso de penetración del viento-frío en el interior del cuerpo convirtiéndose en calor, o en síndromes de exceso de calor interno causado por la penetración del viento-calor en el interior del cuerpo.

Si el factor antipatógeno es fuerte, el factor patógeno es excesivo y el calor interno quema y se despide hacia afuera, se dice que "Por exceso de yang sucede calor" Se ven al mismo tiempo mucha sudoración, agitación y sed

Fiebre vespertina: La fiebre aparece o se eleva, sobre todo en ciertos momentos, como oleada, en general en la tarde
En la práctica clínica se ven tres casos

  • Debido a la deficiencia de yin: una fiebre que sucede después del almuerzo o en la noche es causada por el calor interno debido a la deficiencia de yin. Se caracteriza por calor en el pecho, en las palmas de las manos y en la planta de los pies, e incluso se siente un calor que sale de lo profundo del cuerpo hacia afuera; por lo tanto, esta fiebre es denominada también "fiebre de hueso quemador". Sucede acompañada a menudo por sudoración nocturna, rubor malar, sequedad en la boca y en la garganta, lengua roja y escasez de saliva.
  • Debido a la humedad-calor moderado: Es un tipo de fiebre que se eleva más en la tarde, caracterizada porque no se siente al palpar la superficie del cuerpo del paciente, sino después de mucho tiempo. La afección se encuentra muchas veces en el bazo y el estómago y como la humedad impide que el calor se desprenda, éste no puede salir. Va siempre acompañada por sensación de opresión en el pecho, náuseas, pesadez de cabeza y cuerpo, heces blandas, saburra pegajosa, etc. 
  • Fiebre vespertina de yangming: es causada por la acumulación de calor en el estómago y en el intestino grueso. Se denomina así porque la fiebre se eleva siempre al ponerse el sol, hora en el que el Yangming está más fuerte. La fiebre sucede acompañada a menudo de plenitud en el abdomen, que no tolera la presión; constipación, sudoración en las manos y en los pies, lengua con saburra amarilla y seca e incluso con espinas.  


Febrícula constante: Se refiere a una fiebre no muy alta, pero que dura mucho tiempo, a veces el paciente sólo tiene la sensación y no se registra la fiebre.
La patología de esta fiebre es algo complicada. Por ejemplo, la fiebre vespertina debido a la deficiencia de yin o la fiebre que se padece en verano pueden manifestarse como febrícula constante. Aquí se explica principalmente el caso debido a la deficiencia de energía.
Una fiebre no muy alta pero duradera debida a la deficiencia de energía siempre va acompañada de palidez, laxitud, anorexia, falta de aliento y pereza al hablar que se agravan con la fatiga, lengua pálida, pulso débil, etc.
Es causada en general porque debido a la debilidad de la energía del bazo, se produce el hundimiento de la energía del Jiao medio y el yang claro no se eleva, sino que se estanca y se convierte en calor.

Alternancia de frío y calor
La alternancia de frío y calor se refiere a la aparición alternativa de la aversión al frío y la fiebre
Es una característica del síndrome interior-exterior
Sucede porque el factor patógeno no es muy fuerte y el antipatógeno tampoco, pues aquél no puede penetrar en el interior y éste tampoco es capaz de expulsarlo, y ambos mantienen una lucha equilibrada
Si se da una alternancia de escalofríos y alta fiebre en momento determinados, por ejemplo, una vez al día o una vez cada dos o tres días, habrá que atribuirla a la malaria, puesto que el factor patógeno de este mal se encuentra en la zona media interior  media exterior del cuerpo
Si lucha contra el yin, suceden escalofríos, y si lucha contra el yang, calor, así ambos síntomas suceden alternativamente y con espacio, siempre con mucho dolor de cabeza, desaparición de fiebre con la sudoración, que se repite constantemente y que no dura mucho

SOBRE LA SUDORACIÓN

El sudor es el líquido del corazón y se produce porque el yang vaporiza los líquidos corporales
La sudoración se presenta tanto en enfermedades causadas por los factores patógenos exógenos como en las lesiones internas
Al interrogar, primero hay que preguntar si hay sudoración o no; luego, sobre el tiempo, la parte en que se suda, la cantidad y otros síntomas que la acompañan.

Diagnosis por la transpiración en los síndromes externos

Los síndromes externos consisten en que la enfermedad se halla en la superficie del cuerpo. Solamente al conocer las condiciones y las características de la transpiración en los síndromes externos se puede saber de qué tipo es el factor patógeno exógeno y las condiciones en que se encuentra el factor antipatógeno.
La falta de sudor en los síndromes externos muestra que el cuerpo es atacado por el frío patógeno exógeno, como sucede en el caso de la fiebre causada por el frío patógeno, ya que el frío provoca constricción, lo que hace que se vuelvan más estrechas las texturas de la piel y de los músculos, obstruyendo los poros.

La sudoracion en los síndromes externos es causada por el viento patógeno exógeno, como es el caso cuando los meridianos taiyang son atacados por el viento
En otras dolencias de carácter externo causadas por el viento-calor patógeno exógeno o por la debilidad de la energía defensiva (wei qi), o bien por diversos factores patógenos exógenos, se advierte sudoración, puesto que el viento se caracteriza por su capacidad de dragar y el calor se dirige siempre hacia arriba, lo que amplía la textura de la piel y facilita la sudoración.
Cuando el paciente tiene la capacidad defensiva en extremo debilitada, suda más.

Sudoración espontánea:
El fenómeno de sudar con frecuencia y aún más después de un movimiento se conoce como sudoración espontánea, que es causada por la deficiencia de energía y la debilidad del yang defensivo
Está acompañada a menudo por síntomas de deficiencia o perjuicio de qi de yang, como por ejemplo, fatiga, laxitud, respiración corta y aversión al frío.

Sudoración nocturna
Se denomina así al fenómeno de sudar al conciliar el sueño y dejar de sudar al despertarse. Es causada con frecuencia por la deficiencia de yin.
Esta deficiencia motiva la hiperactividad del yang, de modo que el yin no puede controlar al yang, y siguiendo a yang, los líquidos corporales, convertidos en sudor, se excretan al exterior.
Por lo tanto, siempre está acompañada por la sensación de calor en el pecho, en las palmas y las plantas de los pies, insomnio, rubor malar y sequedad en la boca y la garganta.

Transpiración profusa:
Se observa en síndromes tanto de calor como de frío, en síndromes de tipo deficiencia (xu) y también en el síndrome de exceso (Shi)
Una transpiración profusa acompañada de alta fiebre persistente, sed, deseos de tomar bebidas frías y con el pulso lleno y grande, se ve en síndromes de calor de tipo Exceso (Shi), causados porque el exceso de calor de yang en el interior obliga a la excreción del sudor.

Una transpiración profusa acompañada de respiración corta, laxitud en miembros fríos,  pulso lánguido, se ve en el colapso de la energía de yang, en el momento crítico en que va a acabarse la energía vital, y los líquidos corporales salen fuera junto con la energía. Por lo tanto, esto también se conoce como "sudoración exhaustiva"

Sudoración  que sigue al temblor
Hay primero temblores en todo el cuerpo y se suda luego de convulsiones. Es una muestra de la lucha entre los factores patógenos y antipatógenos, y también es el punto de inflexión de la evolución de la enfermedad.

Si después de sudar desaparece la fiebre, se calma el pulso y se vuelve frío el cuerpo, el pronóstico es bueno y significa que el factor antipatógeno vence al patógeno, mientras que si aparece inquietud con pulso acelerado después de la sudoración, el factor antipatógeno es el vencido.

Sudoración en la cabeza
Si ve sudoración sólo en la cabeza, es porque el Jiao superior es atacado por el calor patógeno o porque existe la acumulación de humedad-calor en el Jiao medio

En el primer caso hay inquietud y sed, saburra amarilla, pulso superficial y rapido; en el segundo, pesadez del cuerpo y laxitud, dificultad para orinar, saburra amarilla y pegajosa.

La sudoración de la cabeza después de una enfermedad grave o el sudor en la frente de los viejos cuando jadean son manifestaciones de síndromes por deficiencia.

En una enfermedad grave, una sudoración profusa en la frente debe interpretarse como exceso de yang causado por la deficiencia de yin, síntoma de crisis, de que yin es tan deficiente que no puede coexistir con yang y los líquidos corporales salen junto con el Qi.

Sudoración en medio cuerpo
Si se transpira en medio cuerpo, ya sea en la parte izquierda o en la derecha, en la superior o en la inferior, es porque los factores patógenos viento-flema o viento-humedad obstruyen los meridianos, o por el desequilibrio entre la energía nutritiva y la defensiva.

También puede deberse a la disarmonía entre energía y sangre. En la parte teórica de Shengqi Tongtian de Suwen dice:
.
«La sudoración en la mitad del cuerpo hace
 al paciente  secar la otra mitad del cuerpo.»

Sudoración en las palmas de las manos y en las plantas de los pies:
El sudor no excesivo en las palmas y las plantas es un fenómeno fisiológico.
Pero una transpiración profusa acompañada de sequedad en la boca y la garganta, constipación, orina amarilla y pulso filiforme debe ser considerada como el efecto del fuego causado por la acumulación de calor en los meridianos yin, porque las palmas de las manos y las plantas de los pies son lugares por donde pasan el meridiano del pericardio jueyin de la mano y el meridiano del riñón shaoyin del pie.

Un sudor excesivo en el pecho está motivado por la debilidad del bazo, causada por el excesivo trabajo intelectual.

En la práctica clínica, además de las diferentes variedades de sudoración ya mencionadas, hay que diferenciar el sudor frío del sudor caliente.

El sudor frío es causado con frecuencia por la deficiencia de yang, por la insuficiencia de energía defensiva (Weiqi) y por la debilidad de la superficie del cuerpo, mientras que el sudor caliente es consecuencia del viento-calor patógeno exógeno o del excesivo calor interno.

EL DOLOR

El dolor es uno de los síntomas subjetivos más frecuentes en la práctica clínica, y puede aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Es causado por el exceso; por ejemplo, por un ataque de los factores patógenos exógenos, por el estancamiento de energía, la estasis de sangre o la acumulación de parásitos o de alimentos, que obstruyen los meridianos y colaterales, haciendo que no circule normalmente la energía y la sangre, es decir: «la obstrucción causa el dolor»; puede ser causado también por la deficiencia, o sea, debido
a la insuficiencia de energía y sangre, o a la pérdida de la esencia; los órganos internos y los meridianos están mal nutridos y aparece el dolor.

Al interrogar sobre el dolor, se debe preguntar primero por su ubicación, su naturaleza y por el tiempo que dura el acceso.

Ubicación del dolor
Como cualquier zona del cuerpo humano está vinculada con determinado órgano interno, la ubicación del dolor es muy útil para determinar el órgano interno en el cual está situada la afección.

Dolor de cabeza: 
En la cabeza se reúne el yang de todo el cuerpo, y el cerebro es el mar de la médula; la mayoría de los doce meridianos regulares y los ocho meridianos extraordinarios se conectan en la cabeza; sobre
todo, los tres meridianos yang circulan por ella.

Los ataques de algunos factores patógenos exógenos, como el viento, el frío, el calor del verano, la humedad y el fuego, el estancamiento de flema y la estasis de sangre que perturba la mente, pueden provocar el dolor del tipo de exceso. 

La pérdida e insuficiencia de energía, de sangre y de esencia, que no alcanzan para nutrir la cabeza, haciendo un vacío en el cerebro, también pueden causar el dolor, pero del tipo de deficiencia.

Si el dolor de cabeza sucede en los recorridos de los meridianos, se puede determinar la ubicación de la afección según la distribución de estos meridianos.
Por ejemplo, el dolor en la nuca pertenece al meridiano de vejiga (taiyang); el dolor en la frente, al meridiano de estómago (yangming); el dolor lateral, al meridiano de vesícula biliar (shaoyang), y el dolor en el vértice pertenece al meridiano de hígado (jueyin).

Dolor en el pecho:
En el pecho están el corazón y los pulmones, por lo tanto, las afecciones en estos órganos, tales como la insuficiencia de energía yang, el ataque del frío patógeno exógeno, el estancamiento de la sangre, la obstrucción de la flema, la lesión de los colaterales por el fuego-calor, etc., pueden causar una obstrucción en la circulación de la energía vital en el pecho y hacer que aparezca el dolor.

El dolor y opresión en el pecho sin la sensación de plenitud son causados en general por la acumulación de flema.
El dolor y la distensión errantes en el pecho, que se alivian con eructos, se deben al estancamiento de energía
El dolor en el pecho con esputos purulentos y sangre se presenta en el carbunco pulmonar (incluidos el absceso pulmonar y la bronquiectasia)
El dolor en el pecho acompañado de jadeo y fiebre, con esputo de color de hierro oxidado, se debe al calor en el pulmón
El dolor en el pecho con fiebre vespertina, con sudoración nocturna y sangre en el esputo, se observa
en la tuberculosis pulmonar
El dolor en el pecho que se propaga hacia la espalda se debe a la insuficiencia de yang del corazón y también se observa en la obstrucción de flema
Si ocurre un dolor cólico con sensación sofocante, acompañado de semblante gris y sudoración profusa, se pensará en un «dolor de corazón», o sea, en la angina de pecho

Dolor en la región hipocóndrica:
Esta región es la que recorren los meridianos del hígado y de la vesícula biliar.
La anormalidad en la circulación de la energía del hígado, el estancamiento del fuego de éste, la
humedad, el calor, la estasis de sangre y el estancamiento en el hígado y en la vesícula biliar, así como la acumulación de agua en el hipocondrio, pueden ser las causas de este dolor.

Dolor en la región epigástrica: 
Se presenta en los casos de ataque del frío al estómago, de estancamiento de alimentos, de invasión de la energía del hígado al estómago, etcétera.

Dolor abdominal: 
El abdomen se divide, de arriba abajo, en tres partes: la zona por encima del ombligo pertenece
al bazo y al estómago; la parte por debajo del ombligo, al riñón, la vejiga, los intestinos y el útero, y la última comprende los costados del vientre, por donde pasa el meridiano del hígado.
Conforme a la ubicación del dolor, se puede determinar el órgano interno en que se encuentra la
afección.
Hay un dolor abdominal del tipo de exceso, que en general es causado por el estancamiento de frío, de energía, de sangre, de alimento o de parásitos intestinales; también existe el del tipo de deficiencia, que se debe a la deficiencia de energía y de sangre y al frío por deficiencia.

Dolor lumbar: 
La región lumbar es donde están situados los riñones, razón por la cual el lumbago se presenta muchas veces en afecciones del riñón. El lumbago del tipo de exceso es causado por la obstrucción del meridiano debida al viento, al frío y a la humedad, o al estancamiento de sangre
El lumbago del tipo de deficiencia se debe a la insuficiencia de la esencia renal, a la pérdida de yang,
que no calienta ni nutre.

Dolor en los miembros: 
El dolor en las articulaciones, en los músculos o en los meridianos y colaterales de los miembros se debe en general a la lesión del viento-frío-humedad, que obstruye la normal circulación de energía y sangre. También puede ser causado por la insuficiencia de la esencia de los alimentos, que no llega
a los miembros, debido a la debilidad del bazo y del estómago. Si el dolor aparece sólo en el talón, o incluso si se propaga a la parte lumbar y la espalda, se debe a la deficiencia del riñón.

Naturaleza del dolor
El dolor puede tener diferentes características, puesto que tiene orígenes diversos; por lo tanto, el interrogatorio sobre sus características sirve para la diagnosis de carácter etiológico.

Dolor con distensión: 
El dolor con distensión puede presentarse en varias partes, pero con más frecuencia en el pecho, el epigastrio y el abdomen.
Se debe principalmente al estancamiento de energía; por ejemplo, el dolor epigástrico es causado por el estancamiento de energía en jiao medio debido al frío, mientras que el dolor con distensión en el hipocondrio tiene su origen en el estancamiento de energía del hígado. El dolor con distensión
en la cabeza se presenta sobre todo en el caso del incremento de la actividad de yang del hígado o en el del ascenso del fuego de éste.

Dolor con sensación de pesadez:
Se observa en especial en la cabeza, en los miembros y en la región lumbar, y su origen es la obstrucción en la circulación de energía y sangre, causada por la humedad patógena. La humedad es un factor pesado y pegajoso; si se estanca en los meridianos provoca una sensación de pesadez, y
se observa dolor con pesadez en la cabeza, en los miembros o en la región lumbar; es, sin duda, un síndrome causado por la humedad.

Dolor punzante:
Es característico de la estasis de sangre; se presenta sobre todo en el pecho, en el hipocondrio, en el vientre, en los costados del vientre y en la región epigástrica.

Dolor cólico: 
Se debe, en general, a la obstrucción en la circulación de la energía, causada por algún factor; por ejemplo, la estasis de sangre puede provocar dolor en el corazón (angina de pecho); las lombrices pueden causar un dolor cólico en el epigastrio y los cálculos pueden acarrear cólico en el vientre.

Dolor ardiente: 
El dolor ardiente se alivia con el frío; se presenta sobre todo en los costados y en el epigastrio y se debe a la invasión del fuego en los colaterales o a la hiperactividad de calor yang por la deficiencia de yin.

Dolor con frío:
El dolor con frío se alivia con el calor, se presenta en especial en la cabeza, en la región lumbar y en la región epigástrica y se debe a la obstrucción del frío en los colaterales o a la insuficiencia de yang, que no calienta ni nutre a los órganos internos y los meridianos y colaterales.

Dolor sordo: 
Un dolor sordo, no muy fuerte pero constante, se debe en general a la insuficiencia de energía y
sangre, al frío interno o a la mala circulación de energía y sangre. Es un dolor que se presenta sobre todo en la cabeza, en la región epigástrica, en la región lumbar o en el abdomen, debido a la deficiencia.

Dolor tirante: 
Un dolor con contracturas musculares se debe a la mala nutrición de los tendones por obstrucción en los meridianos; como las condiciones del hígado determinan las de los tendones, el dolor tirante está vinculado, muchas veces, a alguna afección hepática.


Al interrogar sobre el dolor, además de inquirir sobre la ubicación y las características del dolor, hay que preguntar también sobre la duración y si se alivia con la presión o se agrava con ella.

Si el dolor sucede en una enfermedad reciente, es constante y se agrava con la presión, se debe, en general, a un síndrome de exceso; el dolor en una enfermedad crónica, si desaparece a ratos o se alivia con la presión se debe a un síndrome de deficiencia.

PREGUNTAS SOBRE EL SUEÑO

En Lingshu se relata:

«Cuando se le acaba la energía yang, 
se hiperactiva la energía yin, 
uno duerme, y cuando se le agota la energía yin 
o hiperactiva la energía yang, se despierta», 

Razón por la cual el interrogatorio sobre el sueño sirve para conocer las condiciones de yin y yang. En la práctica clínica, las anormalidades del sueño son principalmente el insomnio y el letargo.

Insomnio
El insomnio se caracteriza por: dificultad en conciliar el sueño, despertar fácil e imposibilidad de volver a conciliar el sueño o falta de sueño durante toda la noche.
El insomnio es una manifestación patológica de la intranquilidad de la mente, cuya causa reside,
por una parte, en la insuficiencia de la sangre yin y la hiperactividad del calor yang que conduce a la intranquilidad mental; por ejemplo, el insomnio con agitación causado por la deficiencia de yin del corazón y del riñón, el exceso del fuego del corazón, y el insomnio con palpitaciones causado por la deficiencia del corazón y del bazo y la insuficiencia de sangre que no nutre el corazón.
Por otra parte, reside en la perturbación por el factor patógeno en pacientes de acumulación de flema o de estancamiento de alimentos; por ejemplo, el insomnio causado por el estancamiento de la vesícula biliar y acumulación de flema, o la intranquilidad causada por la disarmonía en el estómago
debida al estancamiento de alimentos, etcétera.

Letargo
El letargo se refiere a la imposibilidad de controlar el sueño, con tendencia continua a dormirse; se presenta en síndromes de deficiencia de yang y exceso de yin o de estancamiento de flema-humedad. Por ejemplo, si el paciente tiene mareo y a la vez letargo, se debe a la obstrucción de flema-humedad
que impide al ascenso de yang claro; y si el paciente tiene letargo con fatiga, se duerme al cerrar
los ojos y se despierta al llamársele, o se halla adormilado, se debe a la deficiencia de yang del corazón y del riñon.
El letargo presentado en un paciente de enfermedad aguda y febril se debe a la penetración del factor patógeno en el pericardio y es un síntoma de inconsciencia por el exceso de calor.

PREGUNTAS SOBRE EL APETITO Y EL GUSTO

Hay que preguntar al paciente si tiene sed, apetito, si le gusta la comida caliente o fría o si siente algún sabor u olor extraño en la boca.

Sobre la sed y el deseo de beber agua
Su presentación refleja las condiciones y la distribución de los líquidos corporales.
Si no se presenta sed en el proceso de la enfermedad, ello quiere decir que los líquidos corporales no
están afectados, y eso se observa en síndromes de frío, o cuando no hay ningún síndrome de calor; la sed indica que los líquidos corporales han sido dañados o que existe un estancamiento que impide su normal transformación.
Hay que analizar el caso según la sed y el deseo de tomar agua y los otros síntomas que les acompañan.
En general, la sed se presenta en los síndromes de calor
Mucha sed con deseos de beber agua fría se debe al calor excesivo que agota los líquidos corporales.
Si el paciente tiene sed y deseos de tomar bebidas calientes o no toma mucha agua, o, a pesar de la sed, vomita una vez que toma agua, y tiene al mismo tiempo dificultades urinarias, habrá que pensar en un estancamiento interno de flema, que hace que los líquidos corporales no puedan subir hasta la boca
La sed, pero sin muchos deseos de tomar agua, se observa sobre todo en enfermedades febriles agudas y se debe a la penetración del calor patógeno en la sangre
La sed con deseo de enjuagarse la boca, pero sin necesidad de deglutir el agua, se presenta en síndromes de estasis de sangre
Mucha sed con deseos de tomar mucha agua acompañados de abundancia de orina se debe a la diabetes.

Sobre el apetito
Conocer el apetito y la cantidad de alimentos que toma el paciente es importante para juzgar la función del bazo y del estómago y realizar la prognosis.

Poco apetito, carencia de apetito o anorexia indican la disfunción del bazo y del estómago.
La anorexia que aparece en una enfermedad prolongada, acompañada de cara amarillenta y deprimida, emaciación, laxitud, etc., se debe a la debilidad del bazo y del estómago; una anorexia con sensación sofocante en el pecho, distensión abdominal, pesadez en el cuerpo y saburra gruesa y pegajosa es efecto de la disfunción del transporte del bazo por la humedad.

La aversión a la comida se presenta cuando la afección se debe a una excesiva ingestión de comida. En las embarazadas también puede presentarse la aversión a la comida, a causa de la disfunción del estómago en su actividad de descenso, a raíz de la subida de la energía del meridiano chong en la embarazada. La aversión a comidas grasientas y aceitosas se observa en los síndromes de calor-humedad en el hígado, en la vesícula biliar, en el bazo y en el estómago.

Un excesivo apetito o la sensación de hambre que se presenta inmediatamente después de comer y la emaciación, a pesar de comer mucho, se debe al exceso del fuego del estómago, que fermenta demasiado rápido.
La sensación de vacío en el estómago, pero a la vez sin apetito o sin mucho apetito, se debe a la insuficiencia de yin del estómago y a la perturbación del fuego ficticio.
Mucha hambre y con mucha ingestión de comida, pero acompañada de diarrea e indigestión, es señal de un estómago fuerte y un bazo débil.
La costumbre de comer arroz crudo, tierra u otras cosas extrañas se observa a veces en los niños, y se debe frecuentemente a la existencia de parásitos.
La preferencia en las embarazadas por algún alimento en especial no es patológica.
En el proceso de la enfermedad, el aumento de ingestión de comida sugiere que se está recuperando la función del estómago, mientras que la reducción indica debilidad de la función del estómago. Si, en una enfermedad prolongada, el paciente ya no come, pero de repente vuelve a comer excesivamente, esto debe ser considerado como el síntoma del agotamiento de la energía del bazo y del estómago, es decir, un síntoma de los últimos momentos de lucidez del agonizante.


Sobre el gusto
Al preguntar al paciente sobre el gusto debemos centrarnos en un gusto u olor raro en la boca.
El gusto amargo se presenta en síndromes de calor y se observa sobre todo en enfermedades
causadas por el exceso de calor en el hígado y en la vesícula biliar
El gusto dulce y pegajoso se debe a la humedad-calor en el bazo y en el estómago.
La secreción ácida en la boca se debe al calor latente en el hígado y en el estómago.
El gusto ácido y pútrido se debe al estancamiento de alimentos.
La ausencia de gusto en la boca se debe a la disfunción del bazo.


PREGUNTAS SOBRE LAS HECES Y ORINA

Se debe preguntar al paciente sobre la forma de las heces, el color, el olor, el tiempo de excreción, la cantidad y la frecuencia de la excreción de heces y orina, y también sobre otros síntomas colaterales.

Sobre las heces
Las heces secas y duras que se excretan dificultosamente, es decir, la constipación, se debe a la acumulación de calor en los intestinos, o a la escasez de líquidos corporales, o a la vez a la falta de energía.
Las heces blandas o diluidas que se excretan con frecuencia se observan en la diarrea y se deben
a la disfunción del bazo en el transporte y la disfunción del intestino delgado en cuanto a la separación, de modo que el agua y la humedad pasan directamente al intestino grueso.
Una secreción de heces secas seguida de heces blandas se debe a la debilidad del bazo y del estómago.
La alternancia de excreción de heces secas y blandas se debe al estancamiento en el hígado, a la debilidad del bazo y a la disarmonía entre estos dos órganos.
Una diarrea con alimentos mal digeridos o una diarrea a la madrugada se debe a la deficiencia de yang del bazo y del riñón o al exceso de frío y humedad en el interior del cuerpo.
La diarrea de heces amarillas es signo de humedad-calor en el intestino grueso
La excreción con alimentos mal digeridos y con olor fétido es causada por una excesiva ingestión de comida y por su estancamiento.
La excreción de heces ni secas ni diluidas, pero con dificultad, es motivada en los ancianos por la deficiencia de energía.
La sensación de ardor en el ano al defecar se debe al calor en el recto
La incontinencia de la defecación, con sensación de pesadez en el ano, e inclusive con prolapso rectal, se presenta en una diarrea prolongada debido a la deficiencia del bazo
El tenesmo* se observa sobre todo en la disentería
La defecación de heces blandas pero dificultosa es una manifestación del mal drenaje en el hígado
Las heces negras se deben a la estasis de sangre
La diarrea que ocurre con dolor abdominal, que se alivia luego de defecar, aparece por haber comido excesivamente, y si el dolor no se alivia con la defecación, la causa es el estancamiento del hígado y la deficiencia del bazo.


Sobre la orina
La orina es el producto transformado de los líquidos corporales; por ello, conocer sus anomalías sirve para interpretar las condiciones de los líquidos y la función de transformación de los órganos correspondientes.
Una excesiva cantidad de orina se presenta en algunas afecciones del riñón, y se observa en síndromes de deficiencia y de frío, y también se presenta en la diabetes.
La escasez de orina puede ser causada por el exceso de calor, que consume los líquidos corporales, o por la insuficiencia de éstos debido a sudoración, vómitos o diarrea excesiva; también se presenta
en la disfunción del pulmón, del bazo y del riñón, que conduce a la mala transformación y a la acumulación interna del agua.
La falta de retención urinaria o goteo se debe al descenso de la humedad-calor o a la estasis de
sangre, o bien a la obstrucción por cálculos, y corresponde al síndrome de exceso
Si la retención urinaria es causada por la mala transformación debido a la insuficiencia de yang renal, o por la insuficiencia de líquidos corporales debido a la pérdida de yin renal, pertenece al síndrome de deficiencia.
La excreción frecuente de poca orina y de color rojo se debe a la humedad-calor en jiao inferior; de orina abundante y clara, a la deficiencia y el frío en jiao inferior y a la falta de consolidación de la energía renal y la incontinencia de la vejiga
Una alta frecuencia urinaria pero dificultosa es causada muchas veces por el calor interno debido a la deficiencia de yin.
Una alta frecuencia urinaria pero con heces secas se debe a la afección en el bazo.
La escasez urinaria sugiere, además de la pérdida de líquidos corporales, también la mala transformación de agua o la retención de agua y humedad.
El dolor en la uretra, acompañado de sensación de premura y ardor, se presenta en la retención urinaria (disuria) debida al descenso de la humedad-calor
El dolor con sensación de vacío después de orinar se debe a la deficiencia y debilidad de la energía renal
El goteo después de orinar se debe a la falta de consolidación de la energía del riñón, y también la incontinencia urinaria; pero la incontinencia urinaria que se presenta en pacientes inconscientes debe ser considerada como un síntoma de crisis.
La enuresis sugiere la insuficiencia de la energía renal.

PREGUNTAS SOBRE LA MENSTRUACIÓN
La mujer experimenta menstruación, leucorrea, embarazo y otras características fisiológicas exclusivas de su sexo.
El conocimiento de la menstruación y de la leucorrea desempeña un papel muy importante en el chequeo a una mujer.

Sobre la menstruación
Se debe preguntar a la paciente sobre el ciclo, la duración, la cantidad y el color de la sangre en la menstruación, así como sobre otros síntomas colaterales.
Si es necesario, se debe conocer la fecha de la última menstruación, la edad de la primera
menstruación y la de la menopausia.

El ciclo: 
Si la menstruación se adelanta más de ocho o nueve días se debe generalmente al calor, que produce
la desviación de la sangre, o a la deficiencia de energía, que no controla la sangre, y a veces también se presenta en el estancamiento en el hígado o por la estasis de sangre.
Si la menstruación se retrasa más de ocho o nueve días puede haber mala circulación de la sangre causada por el estancamiento de energía y el frío, o a la insuficiencia de sangre, que no alcanza
a llenar el meridiano ren; también se presenta por la obstrucción de flema o estasis de sangre debidas al estancamiento de energía.
Pocas mujeres hay que no tengan menstruación en toda la vida, pero algunas pueden no obstante tener hijos; a este caso se le denomina «menstruación escondida», es un caso fisiológico anormal, pero no patológico.

La cantidad: 
Conforme a las deficiencias presentes en las condiciones físicas y en la edad, puede haber una diferencia relativa de cantidad de sangre en la menstruación, y eso es algo normal.
Pero la menstruación con una cantidad excesiva de sangre ya es patológica, y se denomina menorragia; su causa es o bien el calor en la sangre, con lesión en meridianos chong y ren, o bien la deficiencia de energía, que no controla la sangre.
La menstruación escasa se denomina hipomenorrea, y su causa es o bien la insuficiencia de sangre, o bien la retención de los factores patógenos tales como el frío, la flema o la estasis de sangre.
La amenorrea se debe a la deficiencia de energía y a la insuficiencia de sangre, o a la obstrucción
en la circulación de sangre, y también puede ser causada por el estancamiento de sangre debido al frío. Sucede amenorrea por causa de algún cambio en el medio ambiente y no se considera como un caso patológico si no se presentan a la vez otros síntomas.

El color: 
Normalmente la sangre debe ser de color rojo, ni pegajosa ni diluida, sin coágulos.
La sangre de color rojo claro y diluida a la vez se debe a un síndrome de deficiencia por insuficiencia de sangre
Si la sangre es de color acentuado, y pegajosa a la vez, es de síndrome de exceso, debido al calor en la sangre.
Si la sangre es de color purpúreo y con coágulos se debe al frío que estanca la sangre
Si es de color rojo oscuro y con coágulos es por la estasis sanguínea.

El dolor abdominal en la menstruación:
El dolor abdominal y lumbar que sucede siempre en la menstruación, siendo a veces insoportable,
se denomina dismenorrea.
Si se siente dolor y distensión en el vientre antes o durante la menstruación estamos ante el estancamiento de energía y de sangre
El dolor con sensación de frío en el vientre, que se alivia con el calor, se debe al estancamiento
de frío
El dolor sordo en el vientre con dolor en la región lumbar durante la menstruación o en el periodo posmenstrual se debe a la insuficiencia de sangre y energía, que no nutren bien a los vasos uterinos.

SOBRE LA LEUCORREA
Normalmente, en la vagina debe haber poca secreción, de color blanco y sin olor, que sirve para humedecer las paredes de la vagina. La secreción excesiva y constante se denomina leucorrea.
La secreción abundante de moco blanco se llama leucorrea blanca
La secreción de una mezcla de moco blanco y de sangre se conoce como leucorrea blanca-roja
La secreción de moco rosado semejante a sangre, pero que no lo es, se llama leucorrea roja
Si es de color amarillo, pegajosa y con olor fétido, se trata de leucorrea amarilla.

En la práctica clínica se observan sobre todo casos de leucorrea blanca y amarilla.
Al preguntar a la paciente sobre la leucorrea se debe inquirir la cantidad, el color y el olor.
La leucorrea abundante, acuosa y blanca se debe generalmente a la deficiencia del bazo y a la
lesión producida por la humedad
La leucorrea amarilla, pegajosa, con olor fétido, y a la vez con prurito en las partes genitales, se debe al descenso de la humedad-calor
La secreción constante de leucorrea rosada, con poco olor, indica el calor estancado en el meridiano del hígado
La secreción abundante, acuosa y de color opaco, acompañada de dolor y frío en el vientre y en la región lumbar, se debe a la deficiencia del riñón.
La leucorrea acuosa y de color blanco indica síndrome de deficiencia o de frío, y la leucorrea
pegajosa, de color amarillo o rosado, con olor fétido, es signo del síndrome de exceso o de calor.


INTERROGATORIO DE LOS NIÑOS

Resulta difícil realizarlo con los niños, bien porque no se expresan con claridad o bien porque no lo pueden hacer en absoluto, lo que obliga a hacerlo con los familiares que les acompañan.
Al realizar el interrogatorio, además de los datos mencionados anteriormente, se debe preguntar también sobre la situación antes y después del nacimiento, su historia de ciertas enfermedades,
como sarampión, varicela, espasmo infantil y sobre todo la vacunación; también, si ha tenido contacto con algún paciente de enfermedad contagiosa, a qué edad empezó a caminar y a hablar, la salud de los padres, si tienen alguna enfermedad hereditaria o si sus hermanos padecen de alguna enfermedad extraña, etcétera.
Y, según los síntomas, hay que preguntar con detenimiento sobre la presunta causa del mal; por ejemplo, si el niño ha sufrido algún sobresalto, frío, o si ha habido un exceso de comida, etcétera.