El síndrome de calor

El síndrome de calor es una manifestación de la lesión del calor patógeno o del exceso de yang y la deficiencia de yin y la hiperactividad de las actividades vitales del cuerpo humano.

En el síndrome de calor hay fiebre
Manifestaciones:

Fiebre, gusto por el frío, sed con deseos de tomar bebidas frías, cara y ojos rojos, irritabilidad y agitación, orina escasa y roja, heces secas o constipación, lengua roja con saburra amarilla y seca, pulso rápido, etcétera.

Etiología:

El síndrome es causado frecuentemente por
La lesión del calor patógeno exógeno, o
Por un exceso de emotividad que conduce al estancamiento que se convierte en fuego, o
Por la intemperancia en los alimentos, cuya acumulación se convierte en calor, o
Por la deficiencia de yin y la hiperactividad de yang debido al exceso de actividad sexual, lo que hace que se consuma en demasía la esencia yin.

A raíz del exceso de yang se observa calor en el cuerpo y gusto por el frío.
El fuego (calor) daña yin y consume los líquidos corporales, por lo tanto, la orina es corta y escasa.
Y por la carencia de líquidos corporales se necesita agua y se presenta el deseo de tomar bebidas frías.

Como el fuego tiende a subir, se ven la cara y los ojos rojos.
El calor perturba a la mente y al corazón, pues el paciente se manifiesta agitado.
Debido al calor en el intestino y por la falta de agua se producen heces secas o constipación.
La lengua roja con saburra amarilla es un síntoma de calor, y la saburra seca se debe a la consumición
de los líquidos corporales.
A causa de la hiperactividad de yang (calor) la sangre circula velozmente y el pulso se presenta rápido.