El síndrome exterior.

El síndrome exterior se refiere a los síntomas y signos de la enfermedad que se ubica en la superficie del cuerpo.

En general indica el período inicial de las enfermedades causadas por los factores patógenos exógenos que invaden la piel, el pelo, la boca y la nariz.

Por lo tanto, el síndrome tiene como características un acceso súbito y un proceso corto.

Manifestaciones:

Las principales son aversión al frío (o al viento)
Saburra delgada y blanca 
Pulso superficial.

Frecuentemente se acompañan de:

Dolor de cabeza y en el cuerpo
Obstrucción  nasal
Tos

Etiología: El síndrome es causado principalmente por los seis factores patógenos exógenos. Alojados en la piel, el pelo y las texturas, impide el normal funcionamiento de la energía de defensa (Wei) y su estancamiento, lo cual produce calor (fiebre).
La función de la energía de defensa en «calentar la piel y nutrir las texturas» está perjudicada, de modo que se presenta aversión al viento o al frío.

El pulmón controla la piel y el pelo, y su abertura es la nariz; la invasión de los factores patógenos exógenos en la superficie del cuerpo puede causar una reacción interna en el pulmón, haciendo que éste pierda su función normal de ventilación y descenso, y en consecuencia se presentan síntomas
tales como obstrucción nasal, tos e incluso asma.

Si los factores patógenos exógenos se detienen en los meridianos y colaterales, hacen que la energía y la sangre no puedan circular con fluidez, y como consecuencia se observa dolor de cabeza o en el cuerpo.

Como los factores patógenos están en la piel, la lucha entre éstos y los factores antipatógenos se lleva a cabo en la superficie del cuerpo, razón por la cual aparece pulso superficial. 

Y como los factores patógenos todavía no penetran hasta la profundidad del cuerpo, no se presentan cambios notables en la lengua y sólo se observa saburra delgada y blanca.

Método de tratamiento: Eliminación de los síntomas superficiales.