Observación de la lengua

La observación de la lengua o diagnóstico según las condiciones de la lengua constituye una parte importante de la inspección ocular y también una de las bases importantes para la diferenciación de enfermedades en la medicina tradicional china.

El diagnóstico según las condiciones de la lengua tiene una historia muy larga y en la obra clásica Neijing hay testimonios de ello.
Desde hace miles de años, este método diagnóstico ha venido desarrollándose en la práctica clínica, acumulando ricas experiencias y ha llegado a formar una teoría relativamente sistemática.

Importancia de la observación de la lengua en la práctica clínica
La práctica clínica ha demostrado que los cambios en la lengua y la saburra pueden reflejar de manera objetiva las condiciones de la energía y la sangre del cuerpo humano, la naturaleza del factor patógeno, la profundidad de la ubicación de la afección y el desarrollo de ella, y sirven para juzgar el cambio y la prognosis, e incluso en ciertos casos pueden servir de base sobre la cual se efectúe la diferenciación.
Por ejemplo, en algunas enfermedades graves, a veces los síntomas no son exactos y el pulso no se siente, y sólo se pueden tomar en consideración las manifestaciones de la lengua, o bien, en niños, que no saben contestar el interrogatorio clínico, se debe examinar principalmente la lengua. 

Las anormalidades de la lengua y de la saburra reflejan desde distintos aspectos, los cambios de la enfermedad. 

El chequeo de la lengua y la saburra tiene, por lo tanto, distintas significaciones en el diagnóstico.

En general la observación de la lengua sirve principalmente para diferenciar las condiciones de los órganos internos, es decir, para determinar si hay deficiencia o exceso
La observación de la saburra para determinar la profundidad de la ubicación de la afección y la existencia o no de la energía del estómago. 

Todo ello se puede resumir así

Para las condiciones de los factores antipatógenos:
Las condiciones de la energía y la sangre de los órganos internos se pueden manifestar en la lengua
Una lengua roja y húmeda indica que están fuertes la energía y la sangre
Una lengua pálida indica deficiencia de la energía y la sangre
Una saburra blanca, delgada y húmeda, que está fuerte la energía del estómago
Una lengua pelada, sin saburra, debilidad de la energía del estómago o que el yin de éste está gravemente lesionado. 

Para ubicar la profundidad de la afección:
En las enfermedades causadas por factores patógenos exógenos el grosor de la saburra basta para reflejar la profundidad de la afección
Por ejemplo, la saburra delgada indica el inicio de una enfermedad y que la afección no es todavía muy profunda.
La saburra gruesa indica que los factores patógenos ya han penetrado en el interior y que la afección es bastante profunda
Si se observa una lengua de color rojo oscuro, porque el calor ya ha penetrado en la sangre nutritiva y la afección ha profundizado, la enfermedad es bastante grave. 

Para diferenciar la naturaleza del factor patógeno

Distintos factores se manifiestan en la lengua de manera diferente. 
Por ejemplo, una saburra amarilla indica el calor
Una saburra blanca, el frío
La saburra esponjosa o pegajosa se debe a la acumulación de alimentos o de flema
La equimosis es manifestación de la estasis de sangre.

Para juzgar el desarrollo de la enfermedad:
Como los cambios de la saburra reflejan el incremento y el decremento de los factores patógenos y antipatógenos y la profundidad de la afección, la observación de la saburra sirve para juzgar el desarrollo de la enfermedad.
Esto desempeña un papel sumamente importante en las enfermedades febriles agudas
Por ejemplo
Si la saburra blanca se vuelve amarilla o negra, es que la afección penetra de la superficie al interior y se agrava, el frío se convierte en calor
Si la saburra húmeda se vuelve seca, es que el calor excesivo lesiona ya los líquidos corporales 
Si la saburra seca se vuelve húmeda y pasa de gruesa a delgada, ello se debe a la recuperación de los líquidos corporales y la afección se retira poco a poco.
Hay que señalar que en la práctica clínica se observan ciertos casos especiales
Por ejemplo, cuando no se presentan cambios visibles de la lengua y la saburra en pacientes de enfermedad grave y aparecen anormalidades de la lengua y la saburra en personas sanas.
Por lo tanto, al observar la lengua se debe tener en cuenta al mismo tiempo la historia de la enfermedad y otros síntomas y signos

El diagnóstico correcto siempre será el resultado de un análisis general.

Algunas advertencias:
En la observación de la lengua hay que prestar atención a la luz, la posición de la lengua, su color, etc. 

Luz:
Se efectúa la observación bajo una luz natural y suficiente haciendo lo posible para que la luz entre directamente en la boca
La observación en la noche con luz artificial puede variar el resultado.

Posición de la lengua
Hay que hacer que el paciente saque la lengua de manera natural, de modo que sea descubierta totalmente, con la punta un poco hacia abajo y toda la lengua bien extendida, no doblada
No conviene realizar un esfuerzo excesivo por sacarla para que conserve su color natural.

Saburra teñida
 Algunas comidas o medicinas pueden teñir la lengua de color especial, por ejemplo, la aceituna puede teñir la saburra de negro, la vitamina B12 de amarillo, el tabaco de color gris, etc. 
Por eso, si se observa en el examen un cambio repentino que no corresponde al síndrome se debe preguntar al paciente por la comida y medicina que ha tomado, pare evitar una equivocación por culpa de la saburra teñida.


Relaciones entre la lengua, las vísceras y los órganos
La lengua es el brote del corazón y es la manifestación exterior del bazo.

A través de los meridianos y colaterales, ella está vinculada de manera directa o indirecta con muchos órganos internos
Por ejemplo, la rama del meridiano de corazón, Shao yin de la mano se liga con el cuerpo de la lengua. El meridiano de bazo Tai yin del pie se liga con la lengua y se distribuye por debajo de ella
El meridiano de riñón, Saho yin del pie recorre los dos lados de la lengua
El meridiano de hígado Jueyin del pie se comunica con la lengua
Además el meridiano Taiyang  (Vejiga) termina por su colateral en la lengua, y una colateral del meridiano Shaoyin (corazón) de la mano entra en el cuerpo de la lengua.

Por lo tanto, la energía esencial de las vísceras y los órganos puede subir para nutrir la lengua; al mismo tiempo se pueden observar en ésta los cambios patológicos de aquellos.


los órganos representados en la lengua

Aquí reside la base  de la diagnosis de enfermedades a través de la observación de la lengua
Los antepasados descubrieron que determinadas partes del cuerpo de la lengua están vinculadas con ciertos órganos internos y a la vez reflejan los cambios patológicos de estos órganos, así que dividieron la lengua en cuatro partes: La punta, el centro, la raíz y los bordes.


Lengua normal

Observación de la lengua y la saburra
La observación de la lengua se concentra en el examen del cuerpo de ésta y de la saburra. Entendemos por el cuerpo de la lengua el músculo y los tejidos y vasos de éste órgano. 

La saburra es la capa que cubre la lengua, producida por la energía del estómago. 

Una lengua normal debe ser blanda, con movimientos libres, de color rojo claro y con una saburra blanca y delgada, ni seca ni húmeda. 





Observación del cuerpo de la lengua:
Los médicos de las diversas dinastías antiguas de China prestan mucha importancia a la observación de la lengua. Zhenjiazhijue dice:


"Al examinar la lengua se debe diferenciar 
el cuerpo de la lengua y la saburra. 
Aunque la saburra sea mala, si la lengua es normal, 
sólo indica lo turbio de la energía del estómago". 

Xingse Waizhen Jianmuo señala:


"La saburra aunque altere su color, 
todavía indica enfermedades fáciles de curar"

Pero si el color del cuerpo de la lengua es el que cambia, hay que examinarla con esmero, o sea, hay que distinguir la lengua viva de la lengua muerta. 

Al examinarla con detenimiento, se puede notar en el fondo un color rojo vital, que indica que no existe más que el estancamiento de sangre y energía y que no está muerta la energía de los órganos internos. 

Si se ve que la lengua tiene totalmente alterado su color y está seca y marchita, sin ninguna señal vital, eso quiere decir que la energía de los órganos internos ya no llega a la lengua, es decir, este color refleja su situación verdadera, razón por la cual, al hacer un diagnóstico es necesario observar la lengua y la saburra para determinar la gravedad de la enfermedad, la observación del cuerpo mismo de la lengua desempeña un papel fundamental.

La observaación del cuerpo de la lengua se refiere a la de las anormalidades de color y de forma

Observación del color de la lengua.

Lengua pálida:
Una lengua de color más pálido que el normal indica síndromes de frío; es un síntoma de la debilidad de la energía yang y de la insuficiencia de sangre y energía.
Se presenta sobre todo en enfermedades provocadas por deficiencia de yang o la deficiencia de sangre. 

Lengua pálida
Lengua roja
Lengua roja:
Una lengua de color más rojo que el normal indica calor. Por el exceso de calor. Por el exceso de calor la energía y la sangre circulan con rapidez, lo que se refleja en la lengua.
Se observa en síndromes de exceso de calor interno y también en síndromes de calor interno debido a la deficiencia de yin. 

Lengua de color rojo oscuro:
En las enfermedades febriles causadas por factores patógenos exógenos, una lengua de color rojo oscuro indica que el calor patógeno ya ha penetrado en la sangre nutritiva. Se observa en especial en el periodo grave de las enfermedades febriles. Si se ve en pacientes de enfermedad prolongada o grave, se debe a la hiperactividad de fuego por deficiencia de yin.

Lengua purpúrea
Una lengua de color purpúreo, seca, con poca saliva, indica el estancamiento de energía y sangre debido a la hiperactividad del calor patógeno que ya perjudica a los líquidos corporales
Una lengua de color purpúreo claro, o húmeda a la vez indica el estancamiento en los  vasos sanguíneos debido al exceso de frío interno. 
Los puntos de color purpúreo son equimosis e indican la estasis de sangre. 


Observación de la forma de la lengua

Se observa principalmente la textura y las anormalidades de la forma

Una lengua húmeda con brillo indica suficiencia de los líquidos corporales
Una lengua seca indica el consumo excesivo de los líquidos corporales
Una lengua con textura áspera, vieja, indica síndromes de exceso o de calor
Una lengua tierna, obesa, indica síndromes de deficiencia o frío

Además hay que observar si es grande o pequeña, si tiene marcas de dientes o espinas, etc.

Lengua obesa:

Una lengua más grande que lo normal, una lengua obesa, tierna y de color pálido indican la deficiencia de yang del bazo y del riñón, la mala transformación de los líquidos corporales, la acumulación y estancamiento de agua, de flema o de humedad
Una lengua muy obesa y de color rojo oscuro indica el exceso de calor en el corazón y en el bazo.
Una lengua obesa de color purpúreo y opaco se observa en casos de intoxicación.

Lengua delgada
Una lengua pequeña y delgada indica la insuficiencia de sangre yin
Una lengua delgada y de color pálido señala la deficiencia de sangre y de energía
Una lengua delgada, seca y de color rojo oscuro es causada por la hiperactividad del fuego debida a la deficiencia de yin y pérdida de líquidos corporales. 

Lengua agrietada
Las grietas en la lengua, cuando son muy pronunciadas son síntoma de la pérdida de líquidos corporales, que no alcanzan a humedecer la superficie de la lengua
Una lengua agrietada de color rojo oscuro indica el exceso de fuego que perjudica los líquidos corporales y la pérdida de la esencia yin
Una lengua agrietada de color pálido es manifestación de la deficiencia de sangre
Se observa la lengua con grietas en las personas sanas y ello no significa nada en la práctica clínica. 

Lengua con marcas de dientes:
Las marcas de dientes en los bordes de la lengua se deben al exceso de volumen, por lo tanto, se observan al mismo tiempo los dos síntomas: obesidad y marcas, debidos en general a la deficiencia del bazo.
Si la lengua es a la vez húmeda y de color pálido se presenta en casos de deficiencia del bazo y acumulación de frio-humedad. 

Lengua espinosa
La lengua con papilas reproducidas y gordas que parecen espinas se conoce como lengua espinosa.
Las espinas secas indican la hiperactividad del calor patógeno y cuanto mayor es el calor, más espinas se observan

Se puede determinar en los órganos internos dónde se encuentra el exceso de calor conforme a la ubicación de las espinas en la lengua
Por ejemplo, las espinas en la punta de la lengua indican exceso de fuego en el corazón
En los bordes, en el hígado y la vesícula biliar y en el centro de la lengua, en el estómago y en los intestinos.

Observación de los movimientos de la lengua

Lengua rígida:
Lengua rígida, sin libre movimiento, que dificulta el habla, se observa en enfermedades febriles causadas por factores patógenos exógenos y se debe generalmente a la obstrucción interna de flema causada por la penetracion de calor en el pericardio. 
También aparece en casos de fiebre alta, que consume excesivamente los líquidos corporales, o en la hiperactividad del fuego patógeno, y también puede ser síntoma de apoplejía.

Lengua blanda y paralizada:
Una lengua blanda con dificultad de movimientos es causada por la mala nutrición de los tendones debido a la deficiencia excesiva de energía y sangre y la pérdida de líquidos corporales

Una lengua paralizada de color pálido en un paciente de una enfermedad prolongada se debe a la deficiencia de sangre y energía

Una lengua paralizada de color rojo oscuro se debe al agotamiento del yin

Si se presenta la lengua roja, seca y paralizada en una enfermedaad reciente  es porque el calor quema en exceso y lesiona al yin.

Lengua temblorosa:
Una lengua temblorosa que no se contiene, si se observa en una enfermedad prolongada, se debe a la deficiencia de sangre y energía por la deficiencia de yang.

Si una lengua temblorosa se presenta en las enfermedades febriles causadas por factores patógenos exógenos, son manifestaciones del viento causado por el excesivo calor o de movimientos internos del viento por deficiencia. 

Lengua que se alarga
Una lengua que se estira hasta afuera de la boca, o que se asoma con frecuencia por la boca y se encoge de inmediato o que lame siempre los labios o las comisuras, se debe al calor existente en el corazón y el bazo.
El primer caso, es decir una lengua alargada que siempre se extiende hacia afuera de la boca, indica que lo nocivo de los factores patógenos ya ataca al corazón y que se agotan los factores antipatógenos y el movimiento involuntario de la lengua (asomarse o lamer) puede ser síntoma patognomónico del movimiento del viento o se presenta en niños con oligofrenia.

Lengua desviada:
Lengua que se inclina a un lado; se presenta generalmente en la apoplejía com su síntoma patognomónico*

Lengua corta:
Una lengua encogida y corta indica siempre la gravedad de la enfermedad.
Si es de color pálido o verdoso y húmedo, se debe al frío que paraliza los tendones
Una lengua corta y obesa indica la obstrucción interna de flema-humedad
Una lengua corta, seca y de color rojo oscuro, se presenta en enfermedades febriles, con la pérdida de líquidos corporales.


Observación de la saburra

La saburra es producida por el ascenso de la energía del estómago. Los sujetos sanos tienen una capa delgada y blanca, ni muy húmeda ni muy seca, tampoco es resbaladiza, la cual es la manifestación de la normalidad de la energía del estómago.

La saburra anormal se produce debido al ascenso de la energía del estómago junto con los factores patógenos. 

La observación de la saburra se atribuye a la diagnosis, a través de la cual se puede conocer la existencia de frío o de calor, de exceso o deficiencia de los órganos. 

La observación de la saburra comprende observar el color y la calidad

Color de la saburra

Principalmente la saburra puede ser de color blanco, amarillo, gris y negro.

El color de la saburra está vinculado con la naturaleza del factor patógeno, por el cual se puede juzgar la naturaleza de la enfermedad.

Saburra blanca:
Se ve en general en síndromes exteriores o de frío
Una saburra delgada y blanca, se considera como normal.
Cuando el cuerpo humano es lesionado por el factor patógeno exógeno y éste todavía se encuentra en la superficie del cuerpo, no suceden cambios notables en la saburra y se observa todavía saburra blanca y delgada. Por lo tanto, la saburra blanca y delgada puede ser considerada como un signo de que el factor patógeno exógeno todavía no ha penetrado al interior del cuerpo. 
Una lengua pálida con saburra blanca, indica el síndrome de frío interno
Una lengua cubierta de saburra blanca, tan gruesa como la harina de trigo, pero no seca, se debe a la existencia de lo nocivo del calor en el interior del cuerpo por una lesión del factor patógeno exógeno; se ve con frecuencia en la epidemia y también en forúnculos internos. 

Saburra amarilla:
Se presenta en los síndromes de calor o en los internos, y su causa es la fumigación del calor patógeno, de ahí que indique el síndrome de calor. En general, mientras más amarilla es, más calor hay.
A su vez la saburra amarilla indica también síndrome interno, por eso, si se observa un cambio de saburra blanca a amarilla en las enfermedades causadas por los factores patógenos exógenos, se indica que éstos, convirtiéndose ya en calor, están penetrando en el interior del cuerpo.
Como la saburra amarilla se presenta en los síndromes de calor o en los internos, se observa con frecuencia en una lengua de color rojo oscuro.
Si se ve una lengua pálida, obesa y tierna, con saburra amarilla húmeda y resbaladiza, hay que pensar en la mala transformación del agua debida a la deficiencia de yang.

Saburra gris:
La saburra gris indica el síndrome interno; se presenta tanto en el síndrome de calor interno como en el frío interno
La saburra llamada gris es de color negro claro y se puede transformar en saburra negra, por lo tanto, la saburra gris se observa al mismo tiempo que la negra. La saburra gris puede proceder de la blanca y también se presenta junto a la amarilla.
Una saburra gris y húmeda indica la presencia interna de frío y humedad, o acumulación de flema; la saburra gris y seca se debe al exceso de calor que daña los líquidos corporales o al exceso de fuego por deficiencia de yin. 

Saburra negra:
La saburra negra indica un síndrome interno, sumo exceso de calor y también exceso de frío.
Esta saburra procede de la gris o de la amarilla oscura y se presenta con frecuencia en el periodo más grave de la enfermedad
Si la saburra negra se ve a la vez seca y con grietas, e incluso con espinas, es porque los líquidos corporales se agotan debido al sumo exceso de calor
Una saburra negra, húmeda y resbaladiza se presenta sobre todo por el exceso de frío causado por deficiencia de yang
Por este motivo, en la observación de la saburra negra, para diferenciar la existencia de frío y de calor, es muy importante observar la humedad de la saburra

Calidad de la saburra

Principalmente se observan los cambios en el grosor, en la humedad, si es pegajosa o resbaladiza, si es pelada o no tiene raíz

El grosor:
Si a través de la saburra se percibe el cuerpo de la lengua, esta saburra es considerada como delgada y si no se percibe, es gruesa. 

La observación del grosor de la saburra ayuda al conocimiento de la gravedad y evolución de la enfermedad
En general al inicio, el factor patógeno exógeno se encuentra en la superficie y la enfermedad es aún ligera, la saburra se ve delgada.
Cuando el factor patógeno exógeno penetra en el interior, la afección se vuelva más grave, o en pacientes con estancamiento de alimento, acumulación de flema o de humedad, se observa más saburra gruesa.
El cambio de la saburra desde delgada a gruesa indica que el factor patógeno exógeno está penetrando desde la superficie al interior del cuerpo, y que la enfermedad se agrava. 
La saburra gruesa se vuelve delgada, eso indica que el factor patógeno puede eliminarse desde el interior, se va hacia afuera y la enfermedad se vuelve más ligera, mejora. 

La humedad:
La saburra normal debe ser húmeda y con brillo, lo que indica que los líquidos corporales suben y alcanzan la parte superior.
La observación de la humedad de la saburra sirve para conocer los cambios de los líquidos corporales. 
Una saburra que se ve seca y sin líquidos e incluso puede ser áspera, hasta rascar los dedos si se la toca, es una saburra áspera, fenómeno que se debe a la insuficiencia de líquidos corporales, y que se observa en síndromes causados por el exceso de calor que daña los líquidos corporales o por la pérdida de líquidos yin. 
La saburra seca también puede ser causada por la deficiencia de energía yang que no transforma los líquidos.
Si la saburra contiene demasiada agua, y se siente húmeda y resbaladiza al tocarla, es saburra resbaladiza, lo cual indica el estancamiento de agua y humedad. 
El cambio de la saburra desde seca a húmeda indica la retirada del calor patógeno, la recuperación de los líquidos corporales y el mejoramiento de la enfermedad. 
El cambio de la saburra de húmeda a seca, incida daño de los líquidos corporales y el agravamiento del calor, o bien la transformación del factor patógeno en calor. 

Saburra pegajosa:
En la saburra, una capa resbaladiza y pegajosa con granitos bien finos y estrechos que no se quita fácilmente, se presenta más en afecciones causadas por la humedad, acumulación de flema y estancamiento de alimentos, en las cuales la energía yang es restringida por factores patógenos de naturaleza yin.
La saburra esponjosa y coagulada en una capa gruesa, blanda y esponjosa, que se quita fácilmente es causada por el ascenso de lo turbio del estómago, hervido por el calor excesivo, y se presenta con frecuencia en el estancamiento de alimentos o de flema. 

Lengua pelada:
La existencia de saburra y su cambio es la manifestación de la lucha entre factores patógenos y antipatógenos.
Si la saburra desaparece súbitamente y no renace, de modo que la lengua se ve tan pelada como un espejo, es llamada, lengua pelada o lengua de espejo, lo cual indica que se agota el yin del estómago y está muy dañada la energía de éste. 
Si la saburra no se pela totalmente se llama saburra mapa, y también es signo de energía y de yin de estómago dañados. 
Si se observa saburra-mapa junto con saburra pegajosa, ello indica que la flema no se transforma todavía y el factor antipatógeno ya está dañado, y se trata de un caso complicado. 

Saburra arraigada o sin raíz
Si la saburra está muy dura y bien pegada a la superficie de la lengua, y no se quita fácilmente, como si se formase un todo íntegro con el cuerpo del órgano, se llama saburra arraigada o saburra verdadera. 
Si la saburra no está muy pegada, como si estuviera flotando en la superficie de la lengua y se quita fácilmente, se llama saburra sin raíz o saburra falsa. 
Distinguir la saburra arraigada de la saburra sin raíz es importante para diferenciar el exceso o la deficiencia del factor patógeno y del antipatógeno y para distinguir la existencia o no de la energía del estómago

Relaciones entre el cuerpo de la lengua y la saburra

La enfermedad es un proceso de desarrollo muy complicado; los cambios de la lengua y la saburra son manifestaciones de un cambio patológico complicado en la lengua. Por lo tanto, mientras se conocen respectivamente los cambios básicos de la lengua y la saburra y los síndromes que indican, hay que prestar mucha atención a las relaciones internas entre ambas y hacer un análisis general. 

Corrientemente los cambios de la lengua coinciden con los de la saburra; el síndrome que indican es una síntesis de ambas. 
Por ejemplo, por el exceso de calor interno se observa con frecuencia una lengua roja y seca con saburra amarilla.
En el caso de frío y deficiencia se presenta una lengua pálida y húmeda con saburra blanca.
Pero a veces, también aparecen signos contradictorios tales como una lengua de color rojo oscuro con saburra blanca. Lo primero indica síndrome de calor y lo segundo síndrome de frío.
Una lengua de color rojo oscuro con saburra blanca y pegajosa en las enfermedades febriles causadas por factores patógenos exógenos indica calor en el sistema ying (sistema de nutrición) y humedad en el sistema qi (sistema de segunda defensa), y en otras enfermedades de la medicina interna es signo de hiperactividad del fuego debido a la deficiencia de yin, al mismo tiempo que acumulación de flema o de alimentos. 

Una lengua de color rojo oscuro con saburra blanca y seca es, en general, síntoma de calor y sequedad que daña los líquidos corporales. 

La lengua roja se debe a la humedad y el calor, y la saburra blanca y seca se debe a que la sequedad se convierte rápidamente en fuego, la enfermedad evoluciona tan velozmente que la saburra blanca no alcanza a cambiar de color cuando la sequedad y el calor ya han penetrado el sistema ying (sistema de nutrición) y los líquidos corporales ya están lesionados, razón por la cual en este caso no rige la ley de que en el síndrome de calor se presenta saburra amarilla. 

Ya que la lengua y la saburra reflejan la enfermedad desde distinto ángulo, en la diferenciación hay que considerarlas al mismo tiempo y hacer un análisis general de modo que se logren referencias seguras para el diagnóstico.